Cómo recortar tu presupuesto operativo

| October 6, 2015

Cómo recortar tu presupuesto operativo

Si eres el propietario de una pequeña o mediana empresa estarás de acuerdo en que el periodo inicial es uno de los más difíciles. Los gastos se acumulan de una manera desorbitadamente rápida, y da la impresión que no tienes tiempo suficiente para crear un flujo de ingresos constante ni para pagarte un sueldo a tí mismo.

Con las siguientes propuestas esperamos ayudarte a reducir tus gastos y poder crear una base financiera más sólida desde el día que abras las puertas al público.

Compara el precio de distintos proveedores

Si no investigas el precio de todos tus proveedores con cuidado y te comprometes a trabajar con uno de ellos exclusivamente, puedes acabar pagando mucho más de lo que necesitas por un servicio estándar. Una manera rápida y efectiva de evitar que esto suceda es utilizar la herramienta de comparación que proporcionan muchos motores de búsqueda, instrumento que te permitirá encontrar todo tipo de proveedores a bajo precio, desde servicios de alojamiento de web hasta empresas de procesamiento de tarjetas de crédito.

Reduce el consumo de energía

Asegúrate que tanto tú como tu personal apagáis las luces y los ordenadores al salir de la oficina cada día. Piensa en introducir iluminación LED para poder ahorrar más electricidad a largo plazo. Si pones en práctica estas pequeñas medidas, aunque te de la impresión que no representan una gran diferencia en el ahorro del consumo energético diario,  al cabo de un año y casi sin haberte dado cuenta, puedes haber ahorrado cientos de dólares.

Minimiza tus gastos de viajes de negocios

Utiliza el uso de los servicios de reservas en línea como Priceline para ahorrar dinero en vuelos y en hoteles. Pero antes de efectuar cualquier tipo de reserva, párate un momento y piensa si realmente es imprescindible que hagas ese viaje de negocios; ¿realmente tienes que ver a la otra persona cara a cara? O, ¿podrías discutir el asunto por medio de una videoconferencia?

Compra equipos y muebles de segunda mano

A la hora de diseñar tu oficina, comprar muebles y equipos como escritorios, sillas de oficina y ordenadores, puede representar una gran parte de tu inversión y de tu presupuesto. Por otro lado, si compras artículos usados o de rebaja, podrías ahorrarte más de la mitad del precio de venta. Mantente siempre informado sobre las rebajas por liquidación de este tipo de material; busca equipos reacondicionados y aparatos electrónicos disponibles a través de las páginas web de los fabricantes.

Guarda tus datos en la “nube”

En lugar de comprar costosos servidores donde almacenar los archivos de tu empresa, puedes ahorrar una cantidad considerable de tu presupuesto guardando tus datos en un servidor alojado en Internet. En lugar de pagar por el servidor, simplemente pagarás una pequeña cuota mensual que dependerá de la cantidad de espacio que tu empresa esté utilizando en el servidor. Para muchas empresas, este sistema puede ayudarles a ahorrar miles de dólares cada mes.

Aprovecha el soporte virtual

En lugar de contratar a un auxiliar administrativo que trabaje a tiempo completo para gestionar las tareas de la oficina, subcontrata a un asistente virtual (AV). El coste de una persona o un grupo de personas ayudándote virtualmente, tiende a ser considerablemente menor que contratar a alguien para trabajar en tu oficina de manera permanente.

Intercambia bienes y servicios

Si tu empresa ofrece un producto o servicio que le podría interesar a otro empresario, ¿por qué no ofrecerle un trueque?. Por ejemplo, si eres un programador de web, tal vez podrías crear una página  para un diseñador gráfico que a su vez, podría diseñar una página web para tu empresa. Normalmente los trueques se someten a impuestos en función de su valor, pero asegúrete de recoger cualquier impuesto que sea necesario y dejar constancia del trueque y de su valor en tus impuestos.

Reduce el espacio que dedicas a tus oficinas

Aparte de la nómina de tus trabajadores, el espacio de oficina suele ser el mayor gasto acarreado por la mayoría de empresas. Si estás gastando más de lo que puedes pagar cómodamente, considera trasladarte a un espacio más pequeño o a un barrio no tan caro. Si tus trabajadores tienen la capacidad de trabajar desde casa, también podrás reducir el espacio que requieras para tu oficina.

Céntrate en el marketing online

Tal vez ha llegado el momento de cambiar tus antiguas campañas de marketing basadas en folletos y tarjetas postales, por boletines informativos por correo electrónico y por promociones en redes sociales. Si tú crees que estos nuevos medios pueden funcionar en tu caso, te ahorrarás mucho dinero en costes de impresión y distribución.

Reduce tus niveles de inventario

Si gestionas una tienda o una empresa de comercio electrónico, normalmente no tienes más opción que mantener un volumen de inventario suficiente para proporcionar productos a tus clientes en el preciso momento en que los quieran. Pero si guardas demasiado stock no solo puede ser costoso, sino que te requerirá amplio espacio de almacenamiento. Haz un seguimiento de las ventas de determinados productos durante varios meses, y luego, cuando llegue el momento de realizar un nuevo pedido, pide una cantidad más pequeña en base a las tendencias de ventas recientes.

***300x250***
***300x600***
*** 728x90 ****
***120x600***
***320x480***
***336x280***
***Outofpage***
***Fluid***