La responsabilidad social de la empresa

| October 6, 2015

La responsabilidad social de la empresa

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC), la empresa social y la ética empresarial son temas candentes ahora mismo. Pero ¿qué relevancia tienen estos temas para propietarios de PyMes que cuentan con poco tiempo, poco personal y, normalmente, poco dinero en efectivo?

La mayoría de pequeños empresarios sienten la necesidad de dar a los más necesitados, pero muchos de ellos normalmente no están en posición de repartir el beneficio que tanto les cuesta ganar. Sin embargo, la RSC no está solo pensada para que los grandes magnates empresariales construyan escuelas, o para que contribuyan a desarrollar la infraestructura de un país en vías de desarrollo: la responsabilidad social puede ser una forma valiosa en manos de cualquier PyMe para desarrollar una buena relación con la comunidad local, (compuesta, esencialmente de tus clientes potenciales), y para impulsar la moral de sus empleados.

Ser una empresa socialmente responsable es tan sencillo como guiarse por un conjunto de principios básicos que aseguren tu contribución positiva en la comunidad local a la que pertences, y un mínimo impacto en tu entorno. Aplicalos siguientes consejos a tu PyMe y verás crecer una cultura de empresa responsable que puedes adaptar a las distintas necesidades que la empresa tenga en el tiempo.

1. Identifica los recursos que puedas compartir con facilidad

Tal vez puedes empezar por una donación mensual a tu equipo de fútbol local o a una asociación de jóvenes. Si, como muchos otros propietarios de empresa, no te sobra el dinero, puedes donar tu tiempo o tus conocimientos. No cabe duda que muchas organizaciones trabajando con gente joven que llevan tiempo desempleados, estarán muy agradecidos si tú y tus trabajadores compartís vuestros consejos y aptitudes. Si trabajas en el sector de la hostelería, en catering o si tienes un restaurante, únete a una beneficencia para personas sin hogar, que pueda distribuir la comida que te sobre. Si eres esteticién, podrías proporcionar manicuras mensuales a mujeres en hospitales o en residencias de ancianos. Independientemente del tamaño de tu empesa, siempre hay algún tipo de servicio que puedes ofrecer a los demás.

2. Implementa una política verde global en tu empesa

Facilita el reciclaje en la empresa, pide que sólo se impriman los documentos necesarios, proporciona parking seguro para bicicletas, etc… Hay muchas otras maneras de contribuir, y la mayoría son sencillas, normalmente gratuitas, y que además pueden ahorrarte dinero en material de oficina y facturas energéticas.

3. Examina las prácticas de tus proveedores

Utiliza desde el principio a proveedores con un sólido historial ético. Puede que sea un poco más costoso, pero los clientes hoy en día son muy exigentes a la hora de saber la procedencia de los productos que compran, y cómo se producen, y a la mayoría de ellos no les importará pagar un poco más por algo que crean es una elección ética.

4. Participa en proyectos locales

Usa proveedores locales siempre que te sea posible. Si tu negocio está situado en una zona comercial importante, podrías unir fuerzas con otras empresas de la zona. Tal vez podéis formar un grupo que se encargue de eliminar todos los desechos que se acumulan en el area. Incluso podríais organizar el festival anual de la ciudad, atrayendo a personas al centro de la ciudad, permitiendo mostrar a los visitantes la gama de productos y servicios que ofrecéis las empresas del barrio.

Image: epSos.de

***300x250***
***300x600***
*** 728x90 ****
***120x600***
***320x480***
***336x280***
***Outofpage***
***Fluid***